Descripción del proyecto

TRATAMIENTO PARA LAS ARRUGAS

ARRUGAS Y CONTORNO FACIAL

Nuestro tratamientos para reducir las arrugas:

TOXINA BOTULÍNICA O BOTOX

La corrección de las arrugas, de los surcos, la reposición de los volúmenes y contornos faciales se basan en la combinación de distintas técnicas como la toxina botulínica, el ácido hialurónico, los productos inductores de colágeno, los hilos tensores, los diferentes tipos de láser, radiofrecuencia, peelings químicos…

En S-Clinic estamos convencidos que el éxito de los tratamientos depende de la valoración individualizada de cada persona, sus gestos, sus rasgos, su estilo, sus expectativas, sus hábitos de vida, el cómo va cambiando con el paso de los años…  El análisis de todo este conjunto nos ayudará a planificar correctamente todo el proceso y conseguir los resultados esperados con mínimos riesgos.

La tóxina botulínica o botox es una de las técnicas antienvejecimiento más populares a nivel mundial. Su creciente fama se debe a que la toxina, manejada por manos expertas, obtiene unos excelentes resultados en la corrección o dimunución de las arrugas provocadas por la gesticulación, con minimos efectos secundarios y de una manera muy rápida: entre 3 a 5 días.

El tratamiento consiste en inyectar el medicamento, la toxina, en diferentes partes del músculo a tratar, con el fin de relajar su actividad y conseguir que no se marquen en la piel estas arrugas. Además con las sucesivas sesiones conseguiremos «re-educar» al músculo a no contraerse con tanta fuerza y los gestos se suavizarán durante mucho tiempo. Incluso recientes estudios científicos (J Cosmet Dermatol) demuestran que, a largo plazo, los repetidos tratamientos de toxina botulínica mejoran la calidad de la piel aumentando el grosor de la epidermis y estimulando la producción de nuevo colágeno y elastina.

  • Procedimiento indoloro que no requiere anestesia.
Se recomienda repetir el tratamiento dos o tres veces por año ya que el tratamiento tiene una duración de 4 o 6 meses.
Resultados visibles a los 3-5 días.
Escasos efectos secundarios: leve «hinchazón» en la zona de la inyección, hematoma superficial, molestias locales transitorias, ocasionalmente aplanamiento de las cejas o caída del párpado (transitorias).

ÁCIDO HIALURÓNICO

Constituye el material más empleado en las diferentes técnicas de relleno y remodelación de los contornos faciales, debido a que es un producto muy versátil y muy seguro, al ser un componente esencial de nuestra piel y de otros órganos del cuerpo. Es responsable de retener grandes cantidades de agua y dar turgencia a los tejidos.

Se emplea en DermatologÍa estética desde 1996 y actualmente existen diversas presentaciones en función de su densidad y de su adaptación a los tejidos, con el fin de dar respuesta a diferentes problemas:

Revitalizar la piel de la cara, cuello, escote y manos.

Corregir pequeñas arrugas: «patas de gallo», peribucales.

Corregir cicatrices deprimidas o atróficas.

Corregir surcos: nasogenianos, de marioneta.

Restaurar el volumen perdido: forma de los labios, contorno de pómulos…, reposicionar los tejidos «descolgados».

Además, se ha demostrado que el tratamiento con inyecciones de ácido hialurónico hidrata la piel e induce la formación de nuevo colágeno a largo plazo. Este efecto explica por qué los resultados del ácido hialurónico son acumulativos y se hacen más evidente en sucesivas sesiones.

  • Procedimiento un poco molesto que puede requerir anestesia tópica 20- 30 min antes para mejorar su tolerancia.
1-3 sesiones al año dependiendo de la zona y de los resultados que se busquen.
Resultados visibles de forma inmediata aunque su resultado final es más visible entre 2-3 semanas. La duración del tratamiento es de 12-18 meses aunque como hemos indicado el efecto no se pierde por completo.
Escasos efectos secundarios: leve «hinchazón» en la zona de la inyeccion que desaparece en 48 horas, hematoma superficial, molestias locales transitorias. Ocasionalmente pueden formarse nódulos que normalmente irán desapareciendo tras masajear la zona.
Pide cita